El lenguaje nos distingue como especie humana.
La palabra es nuestra herramienta de expresión.
Y es a través de ella que podemos exteriorizar nuestro sentir y nuestro pensar, aquello que nos motiva y lo que nos atemoriza.
En la Palabra, la acción.
Soy  el Decir.

Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.

Gracias a esos circuitos tan elaborados, parece que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y que puede aprender, recordar e incluso percibir.

Existen cuatro tipos de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro. Es más, es el único órgano del cuerpo que envía más información al cerebro de la que recibe. porque es el primero en tratar la información que después pasa por el cerebro.

Entonces, cómo podemos aún creer que podemos pensar sin sentir?? O que lo que otro nos diga no nos va a afectar sentimentalmente??

El corazón es una inteligencia superior.

Cultivemos el silencio, contactemos con la naturaleza, vivamos periodos de soledad, meditemos, contemplemos, cuidemos nuestro entorno, trabajemos en grupo, vivamos con sencillez.

Pero sobre todas las cosas:  preguntemos al corazón cuando no sepamos qué decir.

El siempre… va a latir una respuesta.

EDITORIAL //

ENTREVISTA // Adrián Maggi cantautor rurero

COLUMNA // Política Internacional por Melisa Slep

PROGRAMA COMPLETO //

¿QUE PENSAS?