“Porque ninguna gran historia empezó jamás con alguien comiendo una ensalada.” Refrán anónimo
“Para no sentir el horrible peso del tiempo sobre sus espaldas, hay que embriagarse sin tregua. De vino, de poesía o de virtud, a vuestra elección. Pero embriáguese” Baudelaire.

Desde los tiempos del alcohol en toneles hasta las barras de tragos tan deseadas de los “all inclusive”, los bares son más que sitios donde se despachan comida y bebida,. Son conocidas cientas de historias y encuentros que han surgido en estos ambientes.

Los bares, cuyas denominaciones también han ido variando en el tiempo y en los lugares,  se han transformado en el epicentro de reuniones para muchos artistas, amantes, amigos y para la introspección de algún que otro solitario pensante.

Muchos de ellos guardan una magia especial que ha permitido y permite a la humanidad expresar sus emociones y crear nuevas manifestaciones artísticas.

Pero… ¿qué tienen estos lugares que no tengan otros?  

Hoy en Estado Beta intentaremos dar respuesta, compartiendo algunas de estas manifestaciones artísticas cuyos orígenes han sido entre copas.

Desde la música del boogie woogie en estados unidos hasta el movimiento literario del saraus en brasil. Ambos provenientes de sectores sociales marginados en distintas épocas y latitudes, pero excluidos al fin.

EDITORIAL // De Bar en Bar

ENTREVISTA // Ilustrador Enrique Verdasco

COLUMNA // Literatura del Mundo por Guillermo Fernandez

 

BUCEANDO EL UNDER //Combo Locoto

 

INFORME // El Boggie Woogie

 

CAPITULO COMPLETO //

¿QUE PENSAS?