El debate sobre la política exterior se está convirtiendo en uno de los principales ejes de campaña de estas elecciones presidenciales.

En este contexto, el pasado martes tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA una charla-debate entre tres referentes de Relaciones Internacionales de los principales candidatos presidenciales, para conversar acerca de los puntos más relevante de la Política Exterior de nuestro país en vistas al cambio político que se avecina en octubre.

Presentado por Elsa Llenderrozas, profesora de Relaciones Internacionales de la Carrera de Ciencia Política de dicha Facultad; y moderado por Patricio Carmody, el debate estuvo centrado en una serie de preguntas conductoras:  ¿cuál será el rol de la Política Exterior? ¿Cuáles serán los temas prioritarios dentro de la agenda de Política Exterior? ¿Cuáles serán las geografías prioritarias? ¿En qué medida la Política Exterior priorizará su accionar como motor del desarrollo?

Puede verse la charla en el canal de streaming de Provincia Net, pero de todas maneras acá vamos a resaltar los puntos principales presentados por cada uno de los expositores:

De acuerdo con Carlos Peralta, actual subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales dependiente del Ministerio de la Producción, Ciencia y Tecnología de la provincia de Buenos Aires y representante del candidato Daniel Scioli del Frente para la Victoria, la perspectiva internacional debería plantearse en términos de una “Política exterior para una Argentina federal”. El desarrollo con equidad deberá ser una prioridad, teniendo en cuenta el desarrollo como eje de la negociación con otros países.

En la región, desde su punto de vista, es momento de enfocar en la integración en términos económicos, luego del proceso de integración política que tuvo lugar en los últimos años. Una prioridad debería ser el comercio regional entre países del Mercosur, que es el más bajo en términos relativos con respecto a otros bloques regionales como la Unión Europea o la Alianza del Pacífico.

También plantea una vuelta de la geopolítica, y señala que hay recursos de poder blando con los cuales Argentina tiene posibilidades de negociar frente al mundo: enmarcada en América Latina como región de paz, con recursos minerales abundantes, y líder en políticas de seguridad alimentaria y seguridad hídrica.

Por su parte, Iván Petrella, representante del candidato Mauricio Macri del PRO, planteó a la política exterior como transversal a todas las áreas de gobierno, y señaló tres desafíos principales: por una parte, pensar a la Política Exterior desde nuestros intereses nacionales, pensando en nuestros puntos estratégicos, tales como: el tamaño de nuestro país, la política de desarrollo humano, el liderazgo en temas de seguridad alimentaria, nuestros avances en tecnología nuclear y satélites, los desarrollos genética agropecuaria, la posesión de recursos energéticos y minerales, la biodiversidad, el potencial de desarrollo de las energías alternativas, los abundantes recursos hídricos; así como la diversidad religiosa, el amplio crecimiento demográfico, la política de lucha contra las drogas, y el desarrollo cultural.

Por otro lado, pensar en lo que significan los ingredientes del desarrollo: instituciones y valores. Educación y tecnología. Inversiones y mercados.

Finalmente, desarrollar una agenda que combine humildad y audacia. Humildad para hacer frente a las cuestiones internas –control del territorio, narcotráfico, sistema de estadísticas, ordenamiento financiero. Audacia para negociar con Occidente, generando lazos bilaterales a un alto nivel político y detectando los nichos de agenda en donde Argentina puede ser protagonista.

Sebastián Velesquen, representante del Frente Renovador, cuyo candidato es Sergio Massa, sostuvo que la Política Exterior es el reflejo de lo que sucede internamente en el país, y que “la credibilidad va a ser difícil de recuperar hacia afuera si adentro no la tenemos”.

Basándose en el documento presentado por el Grupo Consenso, plantea que deben discutirse cuestiones domésticas para “resolver lo que seremos hacia fuera”. Sus principales puntos de agenda se centran en los temas energéticos, científicos, de agroalimentos y medio ambiente, también señalando el narcotráfico como tema central. En este sentido plantea una Cancillería coordinada con el Ministerio de Defensa, así como la necesidad de generar un marco legal e institucional de lucha contra el narcotráfico.

En cuanto a los países prioritarios, plantea restablecer una política de buena vecindad con Uruguay, mirar hacia Rusia y China teniendo una clara idea de nuestra postura frente a ellos, y pensar en un equilibrio en la relación de poder frente al Mercosur y a los Estados Unidos.

 

¿QUE PENSAS?