La fitoterapia es la primera medicina que conoció el hombre, y de hecho la más experimentada, puesto que antes de los compuestos químicos aparecidos en el último siglo, los fitofármacos y sus principios activos eran el único medicamento que conocía el hombre para recuperar la salud y para prevenir posibles enfermedades.

 

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) se define:

Planta medicinal: es cualquier planta que en uno o más de sus órganos contiene sustancias que pueden ser utilizadas con finalidad terapéutica

Droga vegetal: es la parte de la planta medicinal utilizada en terapéutica

Principio activo: sos las sustancias químicas responsables de la acción farmacológica.

JENGIBRE

Jengibre. Zingiber officinale Roscoe

A pesar de que la era química ha ido relegando a un segundo plano la medicina natural y la fitoterapia, habiendo llegado la industria farmacéutica a monopolizar la medicina  oficial, lo cierto es que las plantas medicinales están infinitamente más testadas y probadas en los seres humanos a lo largo de la historia que los medicamentos farmacéuticos con los que tan seguros nos sentimos.

No obstante, el hecho de que lleve a sus espaldas una gran trayectoria empírica, no la convierte en una práctica exenta de riesgos, puesto que, al igual que cualquier medicamento, los principios activos de las plantas son compuestos químicos que interactúan con nuestra propia química interna y su uso requiere un gran conocimiento para no provocar un desequilibrio en nuestro organismo.

En realidad, un fitofármaco no es tan diferente de un fármaco convencional. De hecho, casi todos los medicamentos que nos receta nuestro médico tradicional contienen los mismos principios activos que encontramos en las plantas medicinales. La diferencia radica en que los medicamentos sintéticos contienen principios activos que han sido aislados y creados en un laboratorio, mientras que las plantas contienen esos mismos principios activos de manera natural, co-actuando con otras sustancias también presentes en la planta que, de hecho, muchas veces funcionan en sinergia potenciando sus efectos.

calendulCaléndula.  Calendula Officinalis L.

PREPARACIONES CON PLANTAS MEDICINALES

Infusión

Este método es el más conocido y utilizado y, sin duda, el más fácil de elaborar. La infusión es un método muy eficaz para obtener los principios medicinales de algunas plantas aromáticas sobre todo cuando se trata de hojas, flores o tallos.

Para que verdaderamente sea una infusión, no debemos hervir la planta. El procedimiento es el siguiente: se pone agua a calentar y, en cuanto echa a hervir, se retira del fuego y se añade la planta, tapándola y dejándola reposar aproximadamente 10 minutos.

Decocción

La decocción se utiliza para obtener las propiedades de partes no aromáticas o partes duras de una planta, como las raíces, cortezas, etc. Para ello, se pone la parte de la  planta desmenuzada en un cazo con agua fría y se lleva a la ebullición, dejando hervir aproximadamente 10-20 minutos a fuego muy lento.

Tintura

Desde hace miles de años el alcohol se utiliza como disolvente para extraer los elementos medicinales de algunas plantas, ya que los principios activos quedan “atrapados” en el alcohol, y al mismo tiempo, este alarga la conservación del producto de manera natural durante largos períodos de tiempo.

albahaca

Albahaca. Ocimum basilicum L.

Existen plantas medicinales para infinidad de usos terapéuticos, incluso algunas sumamente importantes poseen cierta toxicidad por lo que resulta imprescindible la prescripción médica. Por eso recomendamos comenzar experimentando con las más conocidas y fáciles de conseguir en la zona donde uno vive, por ejemplo aquí en la llanura pampeana: diente de león, carqueja, manzanilla, boldo, tilo, sauce, romero, etc.

Para su recolección se recomienda elegir lugares pocos contaminados, observar la sanidad de la planta y proceder inmediatamente a su secado, que generalmente consiste en colocar la parte útil de la planta (droga vegetal) bien limpia y a la sombra en un lugar ventilado.

diente de leon

Diente de León. Taraxacum officinale Weber

REVIVILO EN ESTADO BETA:

¿QUE PENSAS?